ELIMINACION DE MARCAS DE ACNÉ

En Icaria somos fans de la tecnología láser, y cuanto más tiempo trabajamos con ella y más vemos sus resultados, más nos cautiva su sofisticada y precisa actuación sobre los tejidos y sus excelentes resultados. Sus efectos biológicos en cuanto a recuperación y regeneración del colágeno son extraordinarios y hoy por hoy es una de las herramientas más utilizadas en el tratamiento de la piel dañada y envejecida.

La tecnología láser ICON 1540 Palomar aplicada en el tratamiento de marcas de acné, consigue unos resultados espectaculares. Su alta potencia consigue una remodelación del colágeno que permite una reducción muy significativa de las cicatrices producidas por el acné aún siendo bastante antiguas. Se crea un proceso de regeneración natural que forma tejidos nuevos y remodela las fibras de colágeno y elastina.

Este láser pertenece al grupo de láseres que actúan mediante fototermólisis fraccionada no ablativa. ¿Qué significa todo esto?:

 Fototermólisis se refiere a que producen una lesión controlada por calor.

Fraccionado porque sólo afecta a un porcentaje de la piel tratada.

No ablativo significa que no levanta la piel.

Los láseres ablativos provocan vaporización a temperaturas muy elevadas para destruir tejidos no deseados. Regeneran mas profundamente pero tienen efectos secundarios significativos que requieren un largo periodo de tiempo de recuperación. Los láseres no ablativos fraccionados son más seguros, aunque necesitemos hacer más sesiones para obtener resultados.

La energía del láser fraccionado no ablativo penetra en la piel formando unas pequeñas microcolumnas que dejan parte de la piel intacta donde el calor se acumula y que producen los efectos biológicos deseados: aumento de la vascularización, mayor aporte de nutrientes y estimulación de la fabricación de colágeno. Son como microhaces de luz caliente de alta precisión que penetran profundamente en la dermis. Esas columnas profundas y estrechas coagulan la piel, pero no en su totalidad, de forma que el área de piel no dañada actúa como reservorio de ese calor y contribuye a la fabricación de piel nueva. La piel dañada se sustituye por piel nueva. 

Esto permite que la piel cure de forma más rápida que si toda la zona se tratara a la vez. El reservorio de piel no dañada inicia un proceso de curación natural del cuerpo creando colágeno organizado, estimulando mecanismos de reparación naturales de la piel.

La energía láser produce columnas de calor responsables de la activación del colágeno.

A base de sucesivos tratamientos (2-4) se consigue tratar y renovar la zona en su totalidad, aunque los resultados comienzan a verse desde la primera sesión.


¿COMO TRATA LAS CICATRICES DEL ACNÉ?

De la misma forma que tratamos estrías para recuperar la piel, la luz láser la podemos utilizar para suavizar e incluso eliminar cicatrices producidas por acné 

Las cicatrices que originan este trastorno pueden ser planas y/o puntiformes. Las primeras responden muy bien a tratamientos con ácido hialurónico, capaz de estimular también la regeneración de la piel, pero las puntiformes responden peor pues se encuentra más dificultad en depositar el hialurónico en el lugar adecuado. La luz láser en este sentido no encuentra limitación y calienta la piel de una manera uniforme, por eso es un tratamiento básico en cicatrices de acné de todo tipo. 

La energía láser aplicada y dosificada correctamente es uno de los mejores tratamientos reparadores y antienvejecimiento para la piel.